Cuando tu vida empieza, tienes apenas una maleta pequeña de mano…

maleta de viaje

Pero a medida que los años van pasando, el equipaje va aumentando porque existen muchas cosas que recoges por el camino.

Pensaste que son importantes en un determinado punto del camino y ahora comienza a ser insoportable cargar tantas cosas porque pesan demasiado.

maleta de viaje grande

Entonces puedes escoger, permanecer sentado a la vera del camino a la espera que alguien te ayude; aunque, lo es difícil.

esperando el tren

Pues todos los que pasen por allí ya traerán su propio equipaje. Allí puedes pasar la vida entera esperando, o puedes disminuir el peso, eliminando lo que no te sirva.  Pero…, ¿qué sacar?

Debes sacar todo hacia fuera y ver lo que tienes dentro.

Haces un gran esfuerzo para sacar lo innecesario, por ejemplo, ¡¡¡La RABIA …cómo pesa!!!

Empiezas a sacar y sacar cosas y aparece La INCOMPRENSIÓN, el MIEDO, el PESIMISMO…

maleta

En este momento, el DESÁNIMO casi te empuja hacia dentro de la maleta.

Pero tu empujas hacia fuera con toda tu fuerza y aparece una SONRISA, que estaba sofocada en el fondo de tu equipaje…

Sacas otra sonrisa y otra más… Entonces sale la FELICIDAD.

Colocas las manos dentro de la maleta y sacas la TRISTEZA.

Ahora, tienes que dejar la PACIENCIA dentro de la maleta, pues la vas a necesitar bastante.

Entonces procura dejar:

  • La fuerza.

  • La esperanza.

  • El coraje.

  • El entusiasmo.

  • El equilibrio.

  • La responsabilidad.

  • La tolerancia.

  • Y el buen humor.

Saca la PREOCUPACIÓN también… Después piensas que hacer con ella.

Bien, tu equipaje está listo, ¡está para ser usado de nuevo!

¡Siempre piensa muy bien en lo que vas a dejar dentro!

Porque el único que la va a cargar… ERES TÚ.

¿Entendemos entonces qué eventualmente podemos hacer un alto en el camino y limpiar nuestra maleta de la rabia, el pesimismo… entre otras?

¿Cómo te sientes ahora que la maleta está más liviana?